Terapia Infantojuvenil

Terapia psicológica para niños y adolescentes

Durante la infancia y la adolescencia pueden ir surgiendo dificultades de varios tipos. Las transiciones de curso, los problemas académicos, las relaciones con los iguales, alteraciones en la estructura familiar o las demandas propias de la edad son, en ocasiones, disparadores de malestar psicológico en los menores.

Las dificultades más frecuentes son:

  • Problemas de conducta
  • Problemas de regulación emocional como rabietas o conductas desafiantes
  • Depresión Infantil y Baja Autoestima
  • Acoso escolar
  • Somatizaciones constantes
  • Ansiedad, miedos, fobias…
  • Problemas de relación con sus iguales
  • Dificultades académicas
  • Separaciones y dificultades de adaptación
  • Trastorno por déficit de atención e hiperactividad
  • Trastornos de alimentación
  • Problemas de eliminación (enuresis y encopresis)
  • Trastornos del sueño infantil
La terapia infantojuvenil requiere de una colaboración directa de los padres o cuidadores del menor. La relación con nuestros hijos es poderosa e influyente, por lo tanto también lo será el papel del cuidador en la ayuda de los problemas psicológicos del menor.

¿Qué pretendemos conseguir?

  • Que el menor comprenda sus problemas y lo que le ocurre, para así contar con otras estrategias de afrontamiento
  • Introducir un papel de ayuda en los padres o cuidadores, convirtiéndolos en una fuente de ayuda en la regulación emocional del menor.
  • Favorecer la comunicación útil consigo mismo y con sus figuras de referencias.
Share This