Sexualidad

Terapia sexualidad

La sexualidad es una de las áreas básicas del ser humano. Supone la expresión de necesidades básicas, siendo una parte importante de nuestros vínculos afectivos y personales. Experimentar nuestra sexualidad de forma satisfactoria supone una tarea de autoconocimiento necesaria para lograr niveles de salud general.

Los problemas sexuales representan uno de los motivos de consulta más frecuentes en las consultas de psicología. Las dificultades más frecuentes con respecto a la sexualidad son: Falta de deseo, dificultad para llegar al orgasmo o anorgasmia, eyaculación precoz o retardada, disfunción eréctil, anorgasmia o vaginismo.

En ocasiones, esto puede estar provocado por la falta de comunicación con la pareja, expectativas excesivamente altas en nuestro desempeño sexual o la inseguridad con aspectos más personales.

La terapia sexual no va dirigido a conseguir un perfecto y extraordionario desempeño a nivel sexual, si no al autoconocimiento y el análisis de nuestras vivencias sexuales; la persona pueda experimentar sus relaciones de forma satisfactoria y sobre todo placentera, a través de diferentes estrategias terapéuticas.

¿Qué pretendemos conseguir con la terapia?

  • Que la persona explore su individualidad a nivel sexual, para que así pueda poner en marcha relaciones satisfactorias
  • Conocer el funcionamiento de la respuesta sexual y el manejo de las dificultades que aparezcan durante la misma
  • Desarrollar un estilo de comunicación en torno a la sexualidad cómodo y fluido, adaptado a las necesidades personales

 

Share This