Estado de ánimo

Terapia estado de ánimo

Podemos decir que el estado de ánimo es nuestro tono emocional, nuestra actitud para afrontar las situaciones, la sensación con uno mismo… El estado de ánimo depende y está influido por muchas variables. Es fluctuante, no siempre se mantiene en los mismos niveles, dependiendo esto de situaciones cotidianas y de nuestras propias emociones. Hablamos de problemas de bajo estado de ánimo, cuando durante un tiempo prolongado alguien experimenta emociones como la tristeza, la apatía, la culpa o la desmotivación de forma intensa y diaria.

Es frecuente que las personas con problemas de estado de ánimo tiendan a la inactividad y a tener cierta tendencia a interpretar las cosas que les ocurren de forma muy negativa. Todo esto, va contribuyendo de alguna forma a perpetuar ese bajo estado de ánimo. Emociones como la culpa, la frustración, la apatía, la sensación de castigo o problemas de sueño y alimentación suelen ser elementos frecuentes que caracterizan este tipo de cuadro.

El bajo estado de ánimo mantenido en el tiempo además, genera lo que se conoce como “la trampa de la depresión”. Al sentirnos tristes no tenemos ganas de hacer cosas, al no hacer actividades nuestra tristeza suele ir en aumento o cuanto menos estancarse, al seguir estando desanimados seguiremos sin ganas de hacer cosas… y este proceso va repitiéndose de forma circular hasta que no pongamos en marcha alguna estrategia diferente para cambiarlo.

¿Qué pretendemos conseguir?

  • Aumentar el estado de ánimo
  • Analizar, entender y trabajar las actitudes o ideas que facilitan el bajo estado de ánimo
  • Incrementar una relación más fluida con las emociones agradables, con el fin de que la persona pueda autorreforzarse.

 

Share This